En esta ocasión os quiero hablar de un método de limpieza que está desbancando a la fregona en el sector limpieza: el barrido húmedo.

Se trata de un sistema intermedio entre el barrido y el fregado de suelos. Ha sido ideado, en principio, para la limpieza de pavimentos que previamente han sido sometidos a un tratamiento a base de ceras o cristalizadores, y que requieren un control de polvo riguroso.

Mopas-fregado.Limpiology.es

Para obtener el mayor rendimiento de este método, debemos tener en cuenta estas 3 condiciones:

  • El suelo debe estar perfectamente liso y tratado con emulsión, cristalizador o cera.
  • El operario debe manejar perfectamente la herramienta.
  • Utilizar el modelo adecuado.

El sistema ideal, en este caso, es el de spray mop, que consiste en un mango con dosificador y mopa de micro-fibra. De este modo podemos barrer y desmanchar con una única herramienta, convirtiéndose en un sistema igual de válido para limpiar entre los bancos de la universidad, bajo las mesas de las oficinas y para la limpieza de mantenimiento durante la mañana.

 Mopa-barrido-humedo.Limpiology.es

También es un método que se está implantando en los hospitales: al emplear una mopa preimpregnada con una solución antibacteriana por habitación, garantiza la desinfección y evita la propagación de bacterias entre las distintas estancias de un hospital.

¿Cuales son las diferencias entre el barrido convencional y el barrido húmedo?


Barrido convencional


Barrido húmedo

Devuelve al ambiente mucho polvo fino
que va a depositarse muy rápidamente
sobre el pavimento barrido y los muebles
Retira  el polvo, quedándose adherido
a la mopa tratada
No deja bien desempolvado
el bajo de los muebles
La mopa pasa perfectamente debajo
de los muebles
Obliga a ventilar antes o después del trabajo El suelo queda limpio y desmanchado
El operario respira el polvo que levanta
Hay que desmanchar

 

Como ves, el barrido húmedo es una excelente opción para un amplio número de limpiezas.