Recientemente he impartido un curso para la obtención del Certificado de Profesionalidad de la Limpieza en las instalaciones de  YMCA y  Ordeactiva.

El curso estaba enfocado a aprender a identificar los materiales con los que trabajamos, las técnicas y los procesos de desinfección que podemos emplear, los productos químicos con los que contamos, la maquinaria de la que disponemos para acortar los procesos —también a utilizarla— y a aprender la técnica de limpieza de cristales, así como a identificar los riesgos sobre prevención de nuestro sector: la limpieza.

Este curso ha representado un atractivo reto para mí, ya que era la primera vez que impartía clases a personal ajeno al sector. Me constaba que no se habían apuntado por convencimiento, sino como recurso, con una edad media de 23 años y sin experiencia laboral.

La experiencia ha sido muy gratificante, ya que he vivido en primera persona su transformación: de no tener ni idea de nada y con las más elementales nociones de limpieza han pasado a conocer los principios de la detergencia, a limpiar profesionalmente los vidrios, a manejar maquinaria y a ser capaces de aplicar emulsiones, limpiar tapicerías, fregar correctamente los suelos, etc. Y, lo más importante, han aprendido a conocer qué, cómo, cuándo y por qué se hacen las cosas.

Quiero compartir con vosotros la foto de este curso, y aprovechar este post para darles las gracias por todo.

 Certificado-profesional-limpieza.Limpiology

Ellos han aprendido, eso es evidente, pero también mi desarrollo personal ha crecido mucho. He salido sumamente enriquecida de esta convivencia, estos chicos me han aportado más de lo que yo les he enseñado.