Hoy os quiero hablar del Círculo de Sinner, una teoría que explica muy bien el proceso de limpieza y cómo podemos conseguir mejores resultados si sabemos aplicarla.

La suciedad está formada por partículas que se depositan en la superficie de un material y que, incluso, pueden llegar a modificar su aspecto.

Aplicación del Círculo de Sinner

Los factores que debemos tener en cuenta al realizar la limpieza son cuatro:

  • Acción mecánica.
  • Acción química.
  • Tiempo.
  • Temperatura.

Estos factores son variables. Si uno de ellos disminuye, se compensa con uno o varios de los restantes para poder eliminar la suciedad. Se representan por el llamado Circulo de Sinner:

Explicación gráfica del círculo de Sinner

Por ejemplo, si estás limpiando la grasa de la campana de la cocina y no tienes ni agua caliente (temperatura) ni desengrasante (acción química), ¿qué ocurre? Evidentemente, tienes que dedicar más tiempo y más esfuerzo a frotar con el paño (acción mecánica) para obtener el mismo resultado.

Esta solución es inviable para una empresa, ya que el tiempo se traduce en horas de trabajadores, y estas horas en dinero. Por lo que siempre se intentará trabajar con la temperatura, los químicos y la acción mecánica correcta, para que el tiempo sea el menor posible.

Vamos a repasar cada uno de los factores:

Acción mecánica

Es el proceso de eliminación de la suciedad, el cual puede ser manual (el brazo de una persona frotando) o mecánico (el movimiento de los cepillos de una fregadora).

La maquinaría de limpieza ayuda a mejorar la calidad de servicio y a acortar el tiempo de la limpieza, porque produce una presión constante y uniforme, al tiempo que facilita la labor al trabajador. Por eso, los profesionales del sector debemos estar bien formados para ser más productivos y saber tratar cada superficie correctamente, evitando su deterioro.

Acción química

Son los productos de limpieza que se utilizarán, en función del tipo de suciedad que necesitamos tratar.

Hoy en día, en el mercado hay una gran variedad de productos que podemos emplear, hay gamas para todos los tipos de suciedad, y muchos de ellos son ecológicos. En su utilización es muy importante respetar las normas que nos dan los fabricantes sobre seguridad y dosificación, de este modo siempre conseguiremos un limpieza óptima.

Tiempo

Este factor está relacionado directamente con el tipo de producto que utilicemos y la máquina que vamos a usar. La maquinaria de limpieza está pensada para actuar con rapidez, reduciendo el tiempo de acción del producto.

Aunque las reacciones químicas necesitan un cierto tiempo para cumplir su función de manera satisfactoria, si la maquinaria y el producto que empleamos son correctos reduciremos considerablemente las horas de realización, es decir, los costes de personal.

Temperatura

La temperatura ayuda a quitar la suciedad de origen graso y, en general, facilita las labores de limpieza, aunque hay materiales que no soportan altas temperaturas.

La temperatura la podemos obtener a través del agua o por la fricción de la maquinaria que empleemos.

Definitivamente, conocer el Círculo de Sinner nos ayuda a realizar mucho mejor nuestras tareas de limpieza.