De las tres grandes cualidades imprescindibles para todo ejecutivo: anticipación hacia el futuro, gestión de recursos y motivación del equipo, esta última suele ser la asignatura pendiente de la mayor parte de nosotros. Prefiero llamarla capacidad de ilusionar porque, en […]